Pensiones

Necesidad de planear, ¿por qué no pensar ya en tu futuro?

 

Vivimos en un mundo donde todo sucede en tiempo real, de inmediato, ahora mismo. Por eso la idea de futuro se ha ido diluyendo, como si no fuera a llegar nunca, y no solemos pensar en que después de hoy habrá muchos días y años, con los que nos llegarán nuevas responsabilidades (por ejemplo, la educación de los hijos) y aspiraciones (como comprar una casa, viajar o darnos un receso del trabajo, un periodo sabático).

Y si estamos jóvenes, mucho menos pensamos en que algún día ya no tendremos las mismas fuerzas y ganas de trabajar porque habrá pasado el tiempo y estaremos viejos. Pensionarse, para los jóvenes, es algo tan lejano que parece surrealista, un futuro inexistente y, por lo tanto, que no se considera.

Sin embargo, el tiempo se va rápido y entre más pase, mayor será la dificultad de conseguir dinero para tus nuevas obligaciones, cumplir tus deseos o pensionarte. De ahí que en tiempo real, ahora, debes comenzar a planear y construir tu futuro.

Afortunadamente puedes recurrir a diversos planes de ahorro, entre los que hay uno muy novedoso porque puede ir ligado a tus aportes para pensión y tiene beneficios tributarios. Se trata de un seguro que ampara tu vida y tu jubilación voluntaria, en el que cada mes aportas una cantidad de dinero (prima) para completar una cifra puntual en un tiempo determinado, al cabo del cual se te reembolsará con intereses.

Mejor dicho, con este seguro tú te pones una meta de ahorro, el cual vas haciendo en cuotas mensuales, durante equis años, y mientras estás ahorrando también ganas intereses y tienes amparada tu vida; al completar la meta y el plazo, recibes tu dinero con los intereses. Así, te permite formar una reserva planeada a largo plazo (entre 10 y 25 años), de la que puedes disponer antes de pensionarte, para invertirla en un objetivo definido desde el comienzo.

Además, si falleces antes de completar el plazo durante el que te propusiste ahorrar, los beneficiarios escogidos por ti recibirán el total de tu meta de ahorro; si quedas incapacitado de manera total y permanente, quien recibe ese dinero eres tú; o si te llega el momento de pensionarte y has cumplido con tu meta, también disfrutas del reembolso en vida.

Con tantas ventajas de este seguro, bien vale la pena que hoy comiences a pensar en tu futuro. ¿Qué esperas?